intrinity
IN-TRINITY®, una experiencia transformadora
12 mayo, 2016
higueron-resort-nutricion-controlar-insomnio
Alimentos que ayudan a controlar el insomnio y la ansiedad
30 mayo, 2016
180953063

Soy Antonio Gallego y he sido entrenador de natación durante más de diez años y lo mejor de esta disciplina es que todo el mundo sale de una clase de natación más feliz de lo que entró.

La natación es, en cuanto a beneficios,“el rey de los deportes” ya que suma a los comunes de otros, la posibilidad de hacer ejercicio sin impactos, un gran trabajo aeróbico y la implicación de todos los grandes grupos musculares.

Su sencillez hace posible su práctica a personas que por distintos motivos no pueden practicar otros deportes y la mejora física se aprecia desde la primera sesión.

A continuación profundizo en alguno de los beneficios de esta actividad:

En el sistema cardiaco-vascular

La natación es el deporte aeróbico por excelencia, el trabajo moderado y continuado es el más aconsejado para nuestro músculo más importante, el corazón.

El corazón con el ejercicio aeróbico se tonifica, se fortalece y gana capacidad, por lo que cada latido se hace más potente y traslada mas sangre al resto del cuerpo, lo que mejora la economía y la eficacia de nuestro “motor”.

Por la misma razón aumenta el calibre de las arterias coronarias, causantes de muchos de los problemas del sistema cardiovascular. Ayudando así al corazón a ser más eficaz en el trasporte y retorno de la sangre y reduciendo la tensión arterial, por lo que todo el organismo sale beneficiado.

En el sistema respiratorio

Con la natación fortalecemos los músculos que se encargan de llenar y vaciar de aire los pulmones, haciendo que en cada respiración podamos tomar mas aire con menor gasto energético, haciendo la respiración mas eficiente, aumentando la oxigenación y reduciendo el estrés de nuestro organismo.

Cuando nadamos mantenemos la respiración y se produce una deuda de oxigeno que motiva al organismo a aumentar la densidad de los glóbulos rojos de la sangre y la capacidad de estos para transportar oxígeno. Además aumenta la superficie de transmisión del oxigeno a la sangre, por una mayor capilarización y por un mayor número de alvéolos en funcionamiento.

Nadar aumenta nuestra capacidad pulmonar y limpia nuestros pulmones.

En nuestros músculos

La natación bien planificada ejercita todas articulaciones, aumentamos la flexibilidad dinámica de estas, por lo que nuestro rango de movimiento aumenta. Los músculos ganan tono haciéndose más fuertes y resistentes a lesiones y los huesos aumentan de grosor haciéndose más resistentes a golpes y tensiones.

El aumento de la eficacia de las articulaciones debido a la musculación de tendones y ligamentos y a una mejora de la lubricación interna, sumado al aumento de la masa muscular y de su resistencia, hace que nuestra calidad de vida aumente exponencialmente. Pudiendo retrasar el envejecimiento y aumentar las posibilidades de expansión como persona móvil e independiente.

Contra el dolor y las lesiones

El aumento de nuestra capacidad física y de nuestra autoestima afecta reduciendo drásticamente muchos dolores difusos y nos hace estar más alerta, con más equilibrio y que tengamos un tiempo de reacción complejo más eficiente y rápido, por lo que las caídas y golpes se reducen.

Como conclusión me gustaría animar, a todos los que no lo hagan ya, a practicar este maravilloso deporte que es la natación, no sólo por todo lo anteriormente mencionado, sino porque además van a SENTIRSE MUY BIEN tras probarlo.

Antonio Gallego Selles, 

Monitor de natación en Sport Club Reserva del Higuerón Resort.