La “magia” de la Vitamina C
30 marzo, 2015
Descubre la técnica del Kinesiotaping
16 abril, 2015
dudas-corredor1

Bienvenidos amigos, os voy a contar la historia del runner principiante, con sus millones de dudas sobre lo que en un principio parecía un deporte sencillo como es correr. ¿Simplemente es ponerse las zapatillas y a correr, no?

Runner: No puede ser tan difícil, veamos un poco la variedad que existe. 

 

Tenemos las clásicas, con gel en el talón y un drop entre 8mm y 12mm.

También las tenemos para pronadores (caída del arco plantar hacia el lado interior)

Si se nos ocurre correr por el campo también tenemos modelos específicos, más resistentes y reforzados, además de tener una suela con “tacos”.

Con un drop variable entre 0 y 4 dependiendo de si usamos su plantilla o no.

Con 0 drop tanto para asfalto como para campo.

 

Con dedos.

 

Unas sandalias para correr ¿¿??

¿Demasiados tipos distintos de zapatilla, verdad? Pues aún nos queda uno más.

 

Runner: Se complica un poquito esto de correr, con lo fácil que parecía y ahora no se ni con que correr.

Runner: Empezamos bien. En fin, me compraré éstas…

Una vez elegidas unas zapatillas toca salir a la calle/campo a correr que para eso nos las hemos comprado. Claro, pero…

Runner: ¿y ahora cómo corro? porque he oído que correr impactando con el talón en el suelo no es bueno, pero si corro de puntillas los gemelos me van a arder a los 100 metros,  ¿y los brazos? ¿Muy flexionados o relajados? Y qué es mejor ¿pasos largos? o ¿pasitos cortos?, buuf pues sí que se está empezando a complicar esto. 

Una vez este corredor consiga coger el hábito de correr, empezará a mejorar y si tiene un poquito de espíritu competitivo, pronto se apuntará a su primera carrera popular, que si es algo prudente será de 3-5 kms, entonces nuestro amigo pasará de ser un corredor principiante a un corredor amateur y una vez acabe esta primera carrera ya estará perdido… porque cada vez querrá mejorar más y más, correr más rápido y durante más tiempo, ganarle a Pepito o simplemente superarse a sí mismo, pero en definitiva querrá mejorar. A partir de aquí hay dos caminos, uno es hacer las cosas bien y con cabeza y el otro es creerse indestructible e ir a lo loco hasta que algún día… crak!!! LESIÓN… a parar, adiós a volver a correr en un tiempo y adiós a todo lo mejorado. Entonces vienen las autopreguntas del señor runner amateur.

Runner:  ¿qué he hecho mal? ¿Por qué me pasa esto a mí? Con lo bien que iba etc…

Pues una de las posibles fallos este en tu técnica querido amigo runner amateur, también, puede que tus estructuras anatómicas no estén lo suficientemente adaptadas a correr, o que te hayas pasado de volúmenes/intensidad y hayas sobrecargado demasiado ciertas estructuras que llevabas sin usar seguramente desde que eras niño y jugabas en el parque.

Entonces con un poquito de suerte, nuestro amigo runner amateur se concienciará de la importancia de integrar una buena técnica de carrera, que además de evitarle lesiones le hará correr más rápido y con menos gasto energético, con lo cual se volverá más eficiente.

 

Una vez nuestro nuevo super runner vuelve a correr habiendo interiorizado estos consejos y algunos otros más, podrá seguir corriendo para siempre sin tener que volver a sufrir otra lesión y conseguirá llegar a rendir como le hubiera gustado antes de su inoportuna pero a la vez beneficiosa lesión (le sirvió para ver las cosas que hacía mal).

Pues ya sabes, si tú que estás leyendo esto no quieres pasar por lo mismo que nuestro amigo el runner amateur, sigue atento a nuestro blog, porque iremos realizando publicaciones para tratar todo estos temas y algunos más.

José Manuel Plaza, responsable de RH Runners.