publicidad-espalda-manos
Cómo cuidar nuestro sistema músculo-esquelético ME
23 febrero, 2016
4ª Marcha Solidaria
1 marzo, 2016
stretching-miofascial-sport-club-reserva-del-higueron-resort

Para poder entender bien en qué consiste la autoliberación miofascial, debemos entender primero en que consiste eso de las “FASCIAS”.

¿Qué son las Fascias?

A grosso modo, las fascias son unas membranas de tejido conjuntivo formado principalmente por colágeno y fibras de elastina que envuelven y conectan músculos, órganos, huesos, articulaciones, vasos sanguíneos, nervios, etc, formando una compleja red interconectada que mantiene el cuerpo unido y protegido, por lo que todo nuestro organismo está interconectado mediante el sistema fascial.

Para que tengáis una imagen visual de las fascias, observad cuando vayáis a la carnicería y veréis como las piezas enteras de carne están cubiertas por una telilla blanquecina, pues eso son las fascias.

Funciones de la Fascia:

Nosotros nos centraremos en las funciones de las fascias musculares (MIOFASCIA), ya que son las que directamente nos interesan.

  • Sostén de órganos y músculos.
  • Protección de las estructuras que recubre.
  • Organizar y separar compartimentos musculares
  • Conexión intermuscular.
  • Transmisión de la tensión mecánica generada por los músculos.
  • Disminución de la fricción inter e intramuscular.
  • Proporcionar protección, apoyo y permitir el movimiento de nervios y vasos sanguíneos que atraviesan los músculos.

¿Porque es importante realizar liberación miofascial?

Los traumatismos (grandes o pequeños), así como el incremento del estrés mecánico en el músculo y en la fascia (producido por ejemplo cuando entrenamos), van a estimular la producción de fibras de colágeno en el tejido afectado, por lo que este tejido (fascia) se volverá más sólido, y rígido.

Esto va a generar unos efectos perjudiciales que van a afectar a diversos sistemas implicados, tales como:

  • Al endurecerse el tejido conectivo, se va a ver alterada la libre circulación de fluidos, por lo que se bloquea total o parcialmente la entrada de nutrientes al sistema muscular y también provocará el bloqueo, dentro del músculo, de los desechos metabólicos generados por este. Pudiendo llegar a provocar una isquemia muscular y como consecuencia extrema, muerte celular.
  • Debido también a este endurecimiento del tejido fascial, se verán afectadas sus capacidades elásticas, plásticas y viscoelásticas, por lo que la capacidad de deslizamiento de las estructuras adyacentes se verá también afectada quedando reducida o bloqueada. Por ello y como consecuencia se producirán sobrecargas musculares, rigidez muscular, disminución de movilidad, etc.
  • Y como última consecuencia de este endurecimiento del tejido fascial, y no por ello menos importante, es que al encontrarse todo el sistema fascial interconectado, esa rigidez local puede provocar disfunciones y descompensaciones a nivel global.

Los Beneficios de realizar liberación miofascial

  • Mejora la circulación y aumenta el riego sanguíneo
  • Activa los mecanoreceptores musculares, por lo que mejora la estabilidad y equilibrio inmediato (propiocepción)
  • Relaja la musculatura hipertónica (realizado tras el entrenamiento)
  • Acondiciona al músculo para el esfuerzo (realizado como parte del calentamiento)
  • Mejora la capacidad de recuperación muscular tras el esfuerzo
  • Optimiza la eliminación de deshechos
  • Elimina adherencias y contracturas musculares
  • Aumenta el rango de movimiento muscular y por consiguiente la movilidad articular.
  • Puede llegar a mejorar la postura

Contraindicaciones de la liberación miofascial

No todo el mundo puede beneficiarse de la liberación miofascial, por lo que deberían abstenerse:

  • Personas con problemas circulatorios
  • Personas con fracturas óseas
  • Personas con fiebre
  • Personas con tumores
  • Personas con enfermedades infecciosas
  • Personas con flebitis avanzada
  • Mujeres en el primer trimestre de embarazo

Cómo trabajamos la liberación miofascial

Para utilizar esta técnica vamos a usar una serie de implementos tales como: foam Roller (rodillo de espuma) o pelotas (con una densidad determinada).

La técnica es sencilla y consiste en hacer rodar las distintas partes del cuerpo sobre el rodillo de espuma, utilizando el propio peso corporal para ejercer la presión necesaria para el trabajo.

Debe realizarse a una velocidad lenta, sobre todo en los puntos donde se localizan las molestias.

Debemos tener la precaución de no realizar el trabajo sobre las articulaciones, sino solo en zonas de masa muscular.

Si quieres conocer más sobre esta técnica, te espero en Sport Club Reserva del Higuerón, en las clases de Stretching, lunes y miércoles a las 11:15h y martes y jueves a las 19:00h.

Luis Rico

Bibliografía:

  • Auto-Masaje Miofascial; Ariel Couceiro González, 2013. g-se.com
  • Ibaifit; efmh.es
  • Héctor García; entrenalisto.com
  • Información propia obtenida en cursos de formación